Revista : Las Ballenas

Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 7 de enero de 2009

Todo sobre las Ballenas

Cetáceos


http://personales.com/espana/sansebastian/lavidadelasbal/ext.htm   



Introducción
Las ballenas son los mamíferos más grandes de la Tierra. Son gigantescas y fascinantes pero solo hemos aprendido la forma de matarlas. 

Todo lo que hemos aprendido de ellas lo hemos utilizado en su contra. Por ejemplo, hemos aprendido que si arponeamos a un ballenato, todos los 
adultos lo rodean para protegerlo. Así es más fácil cazar a los adultos. Lo que no sabíamos es que esos grupos están formados por individuos con un 
enorme y complejo cerebro, y que están unidos entre sí por estrechos lazos sociales. Para el hombre solo han sido gigantescas masas de carne 
y grasa de las que sacábamos aceites y combustibles. 


Durante años las hemos perseguido por mares y océanos, llegando a diezmar su población. Nunca nos ha importado si estos animales podían 
proporcionarnos conocimientos o información. 



Siempre hemos creído que estábamos por encima de ellas, pero cuando decidimos estudiarlas nos damos cuenta que incluso pueden llegar a ser más 
inteligentes de lo que nos pensábamos, y entonces llegamos a la triste conclusión de siempre en la que nos hacemos la misma pregunta: ¿será 
demasiado tarde? 



Hasta que no hemos sido capaces de adentrarnos en el mar, no nos hemos dado cuenta de que el mundo de las ballenas es increíble y maravilloso, y 
una vez en este hábitat, nos quedamos perplejos al comprender que solo hemos empezado a vislumbrar el secreto de las ballenas.  




Caracteristicas
La ballena es el animal más grande que existe hoy día, sobre esto no hay discusión. El rorcual común puede medir entre 25 y 30 metros de longitud, 
y pesar de 150 a 200 toneladas. 

Su corazón es del tamaño y peso de un pequeño coche utilitario y su cuerpo está recubierto de una espesa capa de grasa que le permite mantener su 
temperatura corporal entre los 36 y 37 grados, incluso en aguas muy frías. 

Al contrario de lo que pueda parecer, la grasa de las ballenas está recubierta de una fina capa de piel junto con la epidermisy también tienen 
otra capa de grasa de 15 cm o más debajo de la piel que les sirve de aislación y de reserva nutritiva y energética para la época del 
apareamiento y de la cría, que se efectúa en los mares templados donde el alimento no abunda.. La primera mencionada segrega una substancia 
humectante que favorece su hidrodinámica. 

Su cuerpo es estilizado. Las dos extremidades anteriores están transformadas en aletas. Las extremidades posteriores han desaparecido. 
También han perdido el pelaje, el que se reduce a algunas cerdas, ubicadas en la cara.Su cuerpo acaba en una gran aleta horizontal, dotada de una 
potente musculatura, lo que le permite alcanzar, en algunas especies, velocidades de 40 a 50 km/h. 
Salvo en el rorcual, que tiene cierta flexibilidad, las vértebras cervicales están soldadas al cráneo. Algunas ballenas poseen una pequeña 
aleta dorsal, la cual a veces se reduce a una pequeña cresta como en el cachalote, o desaparece como en la ballena gris o la franca. 

Estos grandes mamíferos,al igual que todos respiran aire es por ello por lo que son poseedores de grandes pulmones, respiran gracias a los 
orificios nasales que tienen en la parte superior de la cabeza, los cuales cierran herméticamente cuando se sumergen, abriéndolos cuando vuelven a la 
superficie para respirar, produciendo el característico resoplar de las ballenas.



Algunas especies como el cachalote pueden llegar a permanecer una hora sumergidos en apnea, llegando a descender hasta 1000 metros de 
profundidad. 

Las ballenas se alimentan de formas diferentes, dependiendo de la especie.


Unas tienen dientes como la ballena blanca, la cual se alimenta de grandes presas como el calamar gigante, a los cuales atrapa recorriendo varios 
kilómetros bajo el agua, tras detectarlos con su sonar en la más absoluta oscuridad. 
Si bien la zona de Península Valdés no es el área de alimentación de esta especie, puede registrarse alguna actividad de este tipo al final de la 
temporada (octubre/noviembre), antes de iniciarse la migración de los animales hacia las verdaderas áreas de alimentación, donde son abundantes 
los bolsones de krill. En la zona de Península Valdés, es común que se crucen con grandes concentraciones de tenóforos -de gran contenido proteico- y calamares. 

Otras especies no tienen dientes, habiéndo sido sustituidos por unas barbas. Dichas barbas están formadas por láminas córneas adosadas a la 
mandíbula superior que actúan como un gran filtro, el cual le sirve a la ballena para atrapar su alimento preferido, el plancton, el "krill" y otros pequeños crustáceos. 

La ballena traga toneladas de agua de mar, que después saca de la boca, filtrándola con dichas barbas. Grandes cantidades de alimento quedan 
atrapadas, siendo recogidas por su enorme lengua. 


Otras especies sin dientes, tienen barbas más cortas. Se alimentan recorriendo el fondo y hurgando en el limo con la boca abierta, filtrando 
así los seres que se esconden en él: gusanos, moluscos y pequeños crustáceos. Este tipo de ballenas viven generalmente cerca de la costa. 

Las ballenas hembra son siempre más grandes que los machos( 12/14 metros) , y suelen vivir en parejas o pequeños grupos, y se aparean en mares 
templados o cálidos. Las hembras son aptas para la reproducción cuando alcanzan los 13/16 metros (3/4 años). Las crías de ballena son capaces de 
nadar al nacer. Los ballenatos -cachorros de ballenas- nacen con una longitud de 5,5 m y crecen aproximdamente 3,5 cm por día, durante los 
primeros dos meses de vida, alcanzando un peso máximo para la especie de 30/40 tn. Llegan a tomar hasta 200 litros de leche diarios; dicha leche 
contiene un altísimo porcentaje de grasa. A diferencia de otros mamíferos, como el ser humano, el amamantamiento no es inconsciente; muy por el 
contrario, el animal acerca su boca a la madre y ésta "expulsa" un chorro de leche pudiendo llegar a engordar del orden de 50 kg. diarios.El período 
de gestación para la mayoría de las especies varía desde un año hasta 16 meses y todos se caracterizan por un largo período de cuidado de la cría y 
de amamantamiento, de alrededor de un año. Finalmente una de las características más notables de algunos cetáceos es su extraordinaria 
habilidad para la ecolocación que consiste en la localización de un objeto mediante la emisión y recepción de sonido. Los huesos del maxilar superior forman una curva, de la cual cuelgan entre
230 y 380 (promedio 260) barbas corneas; estas barbas reciben el nombre de 
ballenas (de allí el nombre de los cetáceos) y miden hasta 2,40 m de largo, hallándose cubiertas por un pelo corto y duro. 

La coloración de la región ventral de la cola varía de una ballena a otra y es usada para identificarlas y distinguirlas con tanta exactitud como usamos nuestras huellas digitales. 
Algunas ballenas son solitarios, otros viven en grupos (escuelas). Los grupos grandes están compuestos a su vez por pequeños grupos o unidades, cada una con diferente función. La variedad de hábitats en que viven y su sistema de organización son testigos de la completa invasión y
adaptación de estos mamíferos al medio marino. (madre). La capacidad de reproducción de los cetáceos es relativamente baja comparada con la de otros mamíferos.  






Familia de Ballenas
Dentro de los cetáceos existen dos grandes grupos: 
Las ballenas con barbas (Mysticeti): incluyen a las ballenas de gran 
tamaño, variando entre 4.5 y 33.5 m (14.8 a 110 pies), este último 
corresponde a la ballena azul, el animal más grande que haya existido en 
la faz de nuestro planeta. Los misticetos se caracterizan por tener 
barbas (placas queratinosas) en lugar de dientes, que son utilizadas 
para filtrar el agua y así atrapar su alimento que consiste 
especialmente de pequeños peces e invertebrados. Otra característica de 
este grupo es el de poseer un respiradero doble. 
Las ballenas dentadas (Odontoceti): incluyen los delfines, marsopas y 
cachalotes. El tamaño varía entre 1.2 a 13 m (39.4 a 42.6 pies), con 
excepción del cachalote que puede medir hasta 18 m (59 pies). Se 
caracterizan por tener entre 1 a 260 dientes que son utilizados para 
agarrar el alimento, que consiste de peces y moluscos. A diferencia de 
las ballenas con barba, sólo tienen un orificio para respirar y la 
habilidad para la ecolocación.  





Orden Cetacea
Suborden: Mysticeti (Ballenas de barbas)
Barbas en forma de láminas, aventadores pareados 
Familia I: Eschrichtiidae (Ballena gris)
Barbas cortas y gruesas, joroba dorsal o cresta, sin aleta dorsal, 
rostro ligeramente arqueado, surcos ventrales: de dos a cinco pliegues 
profundos. 
Ballena Gris, Gray Whale , Eschrichtius robustus 
Familia II: Balaenopteridae (Rorcuales)
Barbas cortas, muchos surcos ventrales. 
Subfamilia: Balaenopterinae
Cuerpo largo y delgado, con forma de torpedo, pequeña aleta dorsal 
falciforme o falcada, cola con puntas ligeramente curvadas y muesca 
media poco marcada. 
Rorcual aliblanco, Minke Whale, Balaenoptera acutorostrata 
Rorcual norteño o de Rudolph, Sei Whale, Balaenoptera borealis 
Rorcual tropical o de Bryde, Bryde's Whale, Balaenoptera edeni 
Rorcual común, Fin Whale, Balaenoptera physalus 
Rorcual o ballena azul, Blue Whale, Balaenoptera musculus 
Subfamilia: Megapterinae
Aletas largas con borde desigual, borde de la cola desigual, joroba 
y aleta dorsal pequeñas, callosidades en la cabeza, cuerpo más 
robusto que los otros rorcuales. 
Jibarte o Yubarta, Humpback Whale, Megaptera novaeangliae 
Familia III: Balaenidae (Ballenas francas)
Barbas largas y finas, aleta de cola de líneas regulares con muesca 
media, sin aleta dorsal, sin surcos bajo la cabeza. 
Ballena franca septentrional o de los vascos, Right Whale, Eubalaena 
glacialis 
Ballena franca meridional o austral, Southern Right Whale, Eubalaena 
australis 
Ballena de Groenlandia, Bowhead Whale, Balaena mysticetus 
Familia IV: Neobalaenidae (Ballena franca pigmea)
Barbas cortas, pequeña aleta dorsal falciforme o falcada, rostro 
arqueado. 
Ballena franca pigmea, Pygmy Right Whale, Caperea marginata 
Suborden: Odontoceti Ballenas dentadas
Dientes, aventadero único, frente abultada formando lo que se conoce 
como "melón". 
Familia V: Physeteridae (Cachalotes)
Cabeza muy grande en proporción al cuerpo 
Cachalote, Sperm Whale, Physeter macrocephalus 
Cachalote Pigmeo, Pygmy Sperm Whale, Kogia breviceps 
Cachalote Enano, Dwarf Sperm Whale, Kogia simus 
Familia VI: Ziphiidae (Zifios o Ballenas picudas)
Aleta dorsal en posición muy atrasada, aletas pectorales pequeñas que 
a menudo encajan en unas depresiones del cuerpo llamadas "bolsillos" o 
"depresiones de la pectoral", cuerpo largo, la mayoría sin muesca en 
la cola. 
Zifio Común o de Cuvier, Cuvier's Beaked Whale, Ziphius cavirostris 
Berardio de Arnoux, Arnoux's Beaked Whale, Berardius arnuxii 
Berardio de Baird, Baird's Beaked Whale, Berardius bairdii 
Calderón de Hocico Boreal, Northern Bottlenose Whale, Hyperoodon 
ampullatus 
Calderón de Hocico Austral, Southern Bottlenose Whale, Hyperoodon 
planifrons 
Zifio de Shepherd, Shepherd's Beaked Whale, Tasmacetus shepherdi 
Zifio de Sowerby, Sowerby's Beaked Whale, Mesoplodon bidens 
Zifio de Andrew, Andrew's Beaked Whale, Mesoplodon bowdoini 
Zifio de Pico Arqueado, Hubb's Beaked Whale, Mesoplodon carlhubbsi 
Zifio de Blainville, Blainville's Beaked Whale, Mesoplodon 
densirostris 
Zifio menor o peruano, Lesser Beaked Whale, Mesoplodon peruvianus 
Zifio de Gervais, Gervais' Beaked Whale, Mesoplodon europaeus 
Zifio de Dientes de Ginkgo, Ginkgo-Toothed Beaked Whale, Mesoplodon 
ginkgodens 
Zifio de Gray, Gray's Beaked Whale, Mesoplodon grayi 
Zifio de Hector, Hector's Beaked Whale, Mesoplodon hectori 
Zifio de Layardi, Strapthoothed Whale, Mesoplodon layardii 
Zifio de True, True's Beaked Whale, Mesoplodon mirus 
Zifio de Stejneger, Stejneger's Beaked Whale, Mesoplodon stejnegeri 
Zifio de Longman, Longman's Beaked Whale, Mesoplodon pacificus 
Familia VII: Monodontidae (Narvales y Belugas)
Sin aleta dorsal, cabeza redondeada, cuerpo rechoncho, normalmente de 
color blanco. 
Narval, Narwhal, Monodon monoceros 
Beluga, Beluga Delphinapterus leucas  





Caracteristicas generales de las familias de Ballenas

Se dice que las ballenas, que son verdaderas cantantes, emiten sonidos (en 
diferentes frecuencias), vibraciones y suspiros. Cuando sacan la cabeza 
fuera del agua emiten una especie de bramido. 

Se ha descubierto que la ballena yubarta emite un verdadero canto que 
puede alargarse durante horas. Estos cantos están compuestos por 
estribillos que se repiten continuamente, alrededor de los cuales se van 
añadiendo variaciones. 

Cada espécimen tiene una voz diferente, pero los cantos son comunes al 
grupo. Estos cantos pueden oírse a 30 km. de distancia. Quien los ha oído 
queda maravillado, pues dicen que estos cantos son capaces de penetrar en 
los sentimientos humanos. Si los hubiéramos oído antes quizás nuestra 
manera de tratarlos hubiera sido diferente.  





Procreacion
La gestación de las crías dura de 10 a 12 meses. Estas crías, que pesan 
cerca de 2 toneladas al nacer y miden 4,5 metros, crecen muy deprisa, 
dejando de tomar leche de la madre entre los 7 y 12 meses después de 
nacer, dependiendo de la especie y del estado de la cría. Tienen un 
ballenato cada tres años. 

Durante este tiempo las crías acompañan a sus padres en las migraciones, 
siendo protegidas por todos los componentes del grupo, independientemente 
de su parentesco. Bajo este esquema general se perfilan las pautas de 
comportamiento, que pueden diferir algo de una especie a otra. 
El contacto físico constante es una característica típica del 
comportamiento y la relación de una ballena madre y su cría. Madre e hija 
mantienen una estrecha relación, aún después de la cría hembra haber 
llegado a la adultez. 
La madurez sexual de las ballenas suele estar entre los 10 o 15 años, 
aunque se nota últimamente una reducción en la edad de la madurez sexual, 
después de la casi aniquilación de las poblaciones de ballenas por la caza 
intensiva. Los científicos creen que esta precocidad es debida a un 
crecimiento más rápido de los jóvenes a causa de la reducción de sus 
especies.  





Hábitos del Apareamiento
Las hembras entran en celo o "calor" varias veces durante el año. El 
apareamiento puede ocurrir en cualquier temporada, pero es muy común en el 
verano. En el Atlántico norte el apareamiento parece comenzar entre 
Octubre y Noviembre; en el Pacífico Norte, el apareamiento parece comenzar 
entre Mayo y Julio. Todos los observadores de la cópula de los cetáceos, 
concuerdan en que un prolongado jugueteo precede el acto final. Este 
jugueteo tiene mucha ternura, al principio hay muy pocos roces, pero 
después los roces son más fuertes.  





¿En Celo o no?
Las hembras juegan un papel activo en esta fase. De esta manera la hembra 
le hace saber al macho que esta en celo o "calor", ya que los machos no 
pueden olerla. ( Los cetáceos no tienen sentido del olfato) 
¿Cómo sucede?
Hay contacto repetido del pene con la región ventral de la hembra. Aveces 
el macho se acerca a la hembra desde detrás de ella, desde un ángulo 
perpendicular, o de ambas formas. La erección ocurre repentinamente y toma 
de uno a dos segundos. 
Tipos de Cópula.
Cuando penetración tiene lugar, dos de tipos de copula se han observado.
En el primer tipo, el pene es insertado a medias en la vagina, y el acto 
tiende a durar no más de 10 segundos, aunque había indicios claros de que 
la eyaculación había ocurrido. 
En el segundo tipo, el pene es insertado totalmente, y tiende a durar 
hasta 30 segundos. Los empujones pélvicos se observan antes, durante, y 
después de la cópula, y este mismo modelo se repite frecuentemente de cada 
uno a ocho minutos por una media hora o más, no siempre con la misma 
hembra.  





Habitat
Los cetáceos son las criaturas más móviles del mundo. En general, las 
grandes ballenas migran en el verano hacia las aguas templadas en busca de 
alimento y en el invierno hacia los trópicos para aparearse y parir su 
cría. La ballena jorobada tiene rutas migratorias que se repiten año tras 
año, ésto hace predecible su avistamiento. La ballena jorobada puede ser 
avistada en las aguas de la costa oeste y noroeste de Puerto Rico durante 
los meses de invierno, desde principios de noviembre hasta finales de 
abril. Las otras grandes ballenas no tienen un patrón de migración tan 
marcado haciendo que sus avistamientos sean más impredecibles, pudiendo 
ser observadas en cualquier área de Puerto Rico. El cachalote puede ser 
avistado en Puerto Rico en aguas profundas a lo largo de todo el año 
alcanzando el número máximo en los meses de invierno. En lo que respecta a 
las ballenas más pequeñas y delfines, sus movimientos están sujetos a la 
disponibilidad de alimento por lo que no existe un área fija para poder 
ubicarlos, puediendo ser avistados alrededor de todo Puerto Rico. La orca 
ha sido avistada en diferentes áreas de Puerto Rico tales como Ponce, 
Rincón, Canal de la Mona, Cabo Rojo, Luquillo e Isla de Culebra, en 
diferentes épocas del año. 
Los cetáceos son mamíferos marinos que se encuentran en todos los océanos 
del mundo, desde las aguas heladas de los polos hasta las aguas cálidas de 
los trópicos, mientras otros habitan en estuarios y ríos. 





Funcionamiento de las Ballenas
Como es sabido la caza de las ballenas, no solo fue una actividad de 
altura, y casi todos los pueblos costeros del Cantábrico la ejercieron, 
cuando estos cetáceos eran abundantes en nuestras costas.
Realizaban esta práctica con los limitados medios de que disponían, 
utilizando para ello las frágiles embarcaciones convencionales. 
Algunos relatos nos permiten reconstruir la operación: 
Divisada una ballena desde la atalaya, se transmitía la información por 
medio de una fogata para que las lanchas salieran en su busca, y tras 
arponearla, la remolcaban a tierra para despiezarla. 
Del animal se aprovechaba casi todo. Sus barbas eran la materia prima 
utilizada para la elaboración de corsés y varillajes de abanicos. Una 
parte de la carne se salaba, y otra se consumía en fresco, estando 
considerada, junto con la lengua, un plato exquisito. La grasa se derretía 
y se guardaba en barriles con múltiples aplicaciones, pero sobre todo, 
para los candiles de aceite que alumbraban las casas. Incluso los huesos 
se utilizaban en la construción de edificaciones o mobiliario. 
De esta actividad, que fue relativamente frecuente en la Epoca Medieval y 
se prolongó hasta el siglo XVII, en que ya empezaron a ser escasos estos 
cetáceos, se expone en el Museo una extensa colección de huesos, 
espectaculares por sus dimensiones. Con ellos, varios tipos de arpones y 
dibujos alusivos a la caza y su aprovechamiento posterior. La mayor parte 
de los huesos fueron extraídos del fondo marino de la dársena de Luanco, a 
los que se incorporaron recientemente varias piezas procedentes de la zona 
de Cudillero  





Extincion
El mayor depredador de las ballenas es, sin duda, el hombre. Como con 
otras tantas especies, no hemos sabido parar a tiempo y hemos llegado a 
extinguirlas casi por completo, provocando de esta manera otra masacre de 
la que no podemos sentirnos orgullosos precisamente. 

Esto no quiere decir que no podamos hacer uso de este recurso biológico, 
pero solo si lo cuidamos al mismo tiempo, pues como los otros recursos 
naturales, también se agota y después vienen las lamentaciones. 

Gracias a muchos científicos y a otras asociaciones desinteresadas, las 
medidas de protección adoptadas por la Comisión Ballenera Internacional 
(de la que forman parte más de 50 países balleneros) permiten el 
mantenimiento e incluso el desarrollo de ciertas poblaciones de rorcuales. 


Su propósito no es tanto el proteger a las ballenas, sino asegurarse el 
futuro negocio a largo plazo, pero este es un primer paso en la 
conservación de este animal. 

A partir de un acuerdo hecho hace ya años, las capturas fueron 
disminuyendo, más que por las leyes, por la desaparición de estos 
animales. Solo en 1960 se mataron más de 60.000 ejemplares. 

Quizás la suerte de las ballenas esté en la industria química, que va 
sintetizando los productos que, hasta ahora, se elaboraban a partir de las 
ballenas. 

Otro de los factores que colaboraron a esta conservación fue que en 1975, 
la propia C.B.I., presionada por las cada vez más numerosas asociaciones 
mundiales de carácter ecológico, dejó de ser un club de balleneros para 
pasar a ser una genuina asociación ecologista. 

No fue hasta 1986 en que la propia C.B.I. aprobó la prohibición 
internacional de comercializar los productos derivados de estos animales. 
Por desgracia, no todos los países aceptaron esta decisión, Noruega, 
Islandia, Corea y Japón han ido poniendo excusas con el fin de seguir 
matando ballenas. Noruega y Japón matan de 600 a 650 ballenas cada año 
"con fines científicos".  





Muerte en los litorales marinos.
Nadie sabe el número de ballenas que han muerto en las playas a lo largo 
de la Historia. Sin embargo, sí se está comprobando que este trágico 
fenómeno se está acelerando a un ritmo preocupante. Si los grupos de 
mamíferos marinos que antes «encallaban» eran de 30 miembros, 40 a lo 
sumo, ahora pueden llegar a ser de 300. Y lo mismo ocurre con el lugar. De 
registrarse los varamientos exclusivamente en Australia, Nueva Zelanda y 
Sudáfrica, en la actualidad, se producen en cualquier rincón de la costa. 
El misterio está abierto. 
Hace un par de décadas se comenzaron a registrar varamientos masivos de 
cetáceos en los litorales marinos. El término «registrar» está bien 
elegido. Y es que tampoco se conoce a ciencia cierta el número de 
mamíferos marinos que han muerto en las playas a lo largo de la Historia. 
Eso sí, todos los expertos coinciden en que la progresión se acelera. Cada 
vez encallan más ballenas, cada vez ocurre más frecuentemente, y cada vez 
pasa en sitios más raros. 
Tradicionalmente, se han registrado varamientos de ballenas en Australia, 
Nueva Zelanda y Sudáfrica. Desde hace unos años, cualquier playa es buena 
para morir. Y antes morían 30 o 40 al mismo tiempo. Hace unas semanas, al 
sur de Australia, murieron más de 300 cetáceos. 
¿Por qué pasa esto? Hay casos naturales, como el varamiento de 300 
delfines hace unos años en el litoral gallego cuando huían del ataque de 
unas orcas. La contaminación por algas tóxicas también hace que estos 
animales busquen aguas menos profundas. Apenas tienen fuerzas para salir a 
respirar, se acercan al litoral y, a veces, se ven atrapados y sin 
posibilidad de dar marcha atrás. 
Los científicos y expertos no se ponen de acuerdo en el resto de los 
casos. Todos coinciden en que, generalmente, la desorientación es la causa 
directa. Los cetáceos son, en su mayoría, gregarios y viajan por los 
océanos siguiendo el camino marcado por el cabecilla del grupo. Si éste se 
pierde, todos están perdidos. 
Y, ¿qué falla para que un animal con una capacidad cerebral no tan lejana 
a la del hombre no encuentre el camino? Las ballenas utilizan un sistema 
de orientación por ultrasonidos en cierto modo semejante al de los 
murciélagos. Emiten un grito y éste rebota contra los obstáculos. Una 
cavidad grasa, llamada melón, les sirve para interpretar los ultrasonidos 
y vibraciones de vuelta. El melón está situado en la cabeza y su fluido 
graso es extremadamente sensible a cualquier vibración, por pequeña que 
ésta sea. Una mala nutrición o una infección pueden afectar a las reservas 
de grasas del animal. Así, cuando la debilidad es extrema, la orientación 
no está asegurada. 
La contaminación del mar también influye. Los desperdicios vertidos a éste 
hacen que las especies marinas se confundan o se encuentren dentro de su 
dieta cualquier tipo de basuras. Hace un año, en noviembre del 97, una 
ballena quedó varada en las playas de Santander. La necropsia descubrió 
una bola de 50 kilos de plástico que había obstruido su estómago, la había 
debilitado y la había hecho acercarse demasiado a la costa. Ella vino 
sola. Por suerte no comandaba ningún grupo. 
Radares y tormentas 
Pero existen otras razones, casi siempre de origen humano. Alteraciones 
directas en el sistema de navegación: los radares y sonares militares 
perturban el ecosistema marino, emitiendo lo que para las ballenas y su 
brújula de grasa son falsas señales. Las tormentas también alteran los 
campos magnéticos, como lo hacen asimismo las fuertes descargas eléctricas 
de las explotaciones petrolíferas marinas. Las sustancias químicas 
vertidas al mar afectan asimismo al oído interno y a la percepción de los 
ultrasonidos, además de provocar taras de tipo genético. Incluso algunos 
cetáceos han cambiado sus rutas de migración por culpa de la 
sobreexplotación y del incremento del tráfico marítimo. 
Para los expertos de Adena WWF se están alcanzando cotas históricas en el 
número y periodicidad de los varamientos. Miguel Angel Valladares, 
portavoz de esta asociación ecologista, apunta que aún se conoce poco del 
comportamiento propio de los mamíferos marinos, aunque culpa al hombre de 
que el número de ejemplares sea cada vez menor. Y pone un ejemplo: «Hemos 
tardado más de 40 años en conocer datos tan simples como el periodo de 
gestación del Rorcual Azul, pero lo que sí está claro es que la mano del 
ser humano se encuentra detrás de la mayoría de los casos de encallamiento 
de ballenas. Antes, simplemente las cazábamos. Ahora, la amenaza es más 
sutil. Atacamos su medio con nuestro progreso». 
Cementerios 
Por otra parte, cuando el hombre no sabe cómo explicar el comportamiento 
de un animal busca dentro de su propio repertorio de conductas y humaniza 
eso que no comprende. Así, habla desde hace años de los cementerios de 
elefantes. 
Cuando comenzó a ser conocido el fenómeno de los varamientos masivos de 
ballenas, los seres humanos decidieron preguntarse qué razón habría para 
que estos mamíferos se suicidaran en masa y de una manera que les producía 
tanto sufrimiento físico. 
No hay tal. Aunque se sepa poco de los animales marinos, la hipótesis del 
suicidio es algo descartado por todos los científicos. Si muchas ballenas 
acaban muriendo juntas en una playa es por su comportamiento gregario y 
por su obediencia a un macho dominante. Si se descarta cualquier causa 
humana, siempre puede existir la natural, y viceversa. 
Varios expertos apuntan que el desconocimiento radica en las pocas 
autopsias que se les hace a los ejemplares que mueren en las playas. Es 
muy caro y no siempre rentable. Pero aseguran que si se investigaran las 
causas, siempre aparecería una contaminación o una desorientación. Al 
menos, esto es lo que asegura Ricardo Aguilar, de Greenpeace. «La del 
suicidio es la hipótesis romántica», sigue, «pero lo cierto es que siempre 
hay otras causas». 
Para Miguel Angel Valladares, de Adena WWF, en cada leyenda hay algo de 
verdad, pero éste no es el caso. «Si una ballena se acerca a la costa más 
de la cuenta es porque está débil y no puede viajar por aguas más densas y 
profundas o porque se ha perdido. No por una decisión propia de perder su 
vida delante de los ojos del hombre». A veces, los animales aparecen 
muertos en la arena de una playa, a la que llegaron arrastrados por las 
corrientes marinas y la marea. 
En otros casos, los animales aparecen vivos, lo que nos hace 
preguntarnos por qué un animal, que aparentemente está perfectamente 
adaptado al medio marino, y que además, es inteligente, es capaz de 
dejarse atrapar por la marea en una tranquila playa. Tal vez estos 
animales están enfermos y débiles, como la infortunada ballena que 
apareció en Cantabria, pero se sabe de muchos otros casos en que no es 
así. 
Parece ser que los varamientos siempre han existido, y probablemente 
seguirán existiendo, pero las causas son muchas veces uno de tantos 
misterios, aún no desvelados, del mundo natural. 
Algunas teorías apuntan hacia la alteración del sentido de la orientación 
de los cetáceos, provocados tal vez por los cambios en los campos 
magnéticos del planeta, a los que se sabe son sensibles las ballenas. De 
todas formas debemos pensar que las ballenas son seres inteligentes que no 
viajan guiados únicamente por su instinto, por lo cual son capaces de 
reaccionar ante la visión de un fondo demasiado cercano para sus 
voluminosos cuerpos. 
Otra posibilidad es que el varamiento se produzca debido a una situación 
de pánico. Todos sabemos que, en estos casos, no todos los humanos son 
capaces de reaccionar de una manera coordinada e inteligente, por lo que 
no es extraño que una ballena acosada, por el hombre o por alguno de los 
escasos enemigos naturales que tiene, caiga presa del pánico y huya en 
cualquier dirección, sin tener en cuenta si su destino representará su 
salvación o no. Se especula sobre si una tormenta espectacular o un 
terremoto son capaces de producir estas situaciones de pánico en las 
ballenas. 
n otros casos se indica que la causa sea una enfermedad. Una infección, 
especialmente en el oído o en el cerebro, puede dar lugar a 
desorientación, o puede afectar a su delicado sistema de ecolocalización, 
inhabilitándolos para alimentarse u orientarse. En estos casos, la propia 
debilidad puede hacer que la ballena se acerque a la costa para 
descansar... 
En algunos casos, el varamiento se produce con todo un grupo de ballenas. 
Es improbable que todos ellos se sientan débiles o enfermos a la vez, con 
lo que estos casos están revestidos de un aura de misterio, aunque son 
bastante comunes. 
Se sabe que el comportamiento gregario es muy común en las ballenas. Éste 
conocimiento se empleaba en la época en que se cazaban ballenas 
indiscriminadamente, pues se optaba por arponear a un ballenato para 
mantener cerca a sus padres y arponearlos a su vez mientras intentaban 
socorrer a su cría. Debido a este comportamiento, es posible que todo un 
grupo embarranque involuntariamente por mantenerse cerca de un compañero 
herido o enfermo. 
Algunos cetáceos son más susceptibles de varamiento que otros. Los 
calderones parecen varar con más frecuencia que otras especies: los 
vínculos sociales entre ellos son tan fuertes que se niegan a abandonarse 
mútuamente y, como resaltado, grandes números de ellos pueden varar 
juntos. 
Estos vínculos sociales quedan muy claros para todos aquellos que hemos 
tenido la oportunidad de ver el dramático vídeo "Réquiem por un bebé 
ballena", donde una ballena calderón mantiene a flote, durante tres largos 
días, a su pequeño bebé, muerto desde hace varios días, con la vana 
esperanza de que comenzase a moverse de nuevo. 
En la mayor parte de los casos, los cetáceos varados no son capaces de 
regresar al mar. Si halláis uno, comprobad si está vivo: escuchad su 
respiración (en algunas especies pueden pasar entre 10-15 minutos entre 
dos respiraciones) y observad si los ojos se mueven. En cualquier caso 
debe avisarse a la policía, que a su vez se pondrá en contacto con las 
entidades correspondientes. Si la ballena está muerta, no deberemos tocar 
el cadáver. Si, en cambio, está vivo, no deberemos moverlo. Debemos pensar 
que un animal tan grande, asustado, puede convertirse en peligroso si 
mueve la cola y hay gente cerca, por ejemplo, aunque el animal en sí no 
pretenda hacer daño a nadie. 
Un animal varado puede sufrir quemaduras solares e hipertermia incluso en 
épocas frías. Debe taparse con toallas mojadas y agua. Es vital conseguir 
la rápida ayuda de un experto. En algunos países es ilegal socorrer a un 
cetáceo sin autorización. 
Hasta ahora, la información sobre cetáceos procedía de animales 
sacrificados y de los varamientos. Ahora, a pesar del mayor número de 
investigaciones con ejemplares vivos en el mar, algunas especies no han 
sido vistas con vida y muchas otras no se identifican en el mar. Para la 
identificación puede ser necesario un reconocimiento del ejemplar muerto; 
incluso los animales en avanzado estado de descomposición pueden 
identificarse. 
Los varamientos permiten el examen de los dientes que en casi todas las 
especies están ocultos. El número, forma, tamaño y posición de los dientes 
de un cetáceo pueden ser cruciales para la identificación. 
Muchos cetáceos cambian de color después de morir y por ello dan una 
impresión falsa de su color verdadero. Por lo general el cambio implica un 
oscurecimiento sustancial. 
¿Que harias tu si te encontrases un animal varado ? Aqui tienes algunos 
consejos :
Qué hacer con un animal varado 

Buscar la ayuda de un experto lo mas rápidamente posible (a través de la 
policía). 
Mantener húmeda la piel del animal. 
Protegerlo del sol. 
Mantener frescas la cola y aletas pectorales. 
Hacer el menor ruido posible. 
Mantenerlo con el lomo hacia arriba. 

Qué NO hacer con un animal varado 

No permanecer muy cerca de la cola o cabeza. 
No presionar o tirar de las aletas, cola o cabeza. 
No cubrir el aventador ni dejar que le entre agua o arena. 
No aplicar protección solar sobre la piel del animal. 
No tocar al animal más de lo necesario. 
Desde principios de siglo, todas las poblaciones de las grandes ballenas 
han sido severamente reducidas hasta casi su extinción por el comercio 
ballenero, al ser un recurso abundante, económico y fácil de obtener. A 
pesar de los esfuerzos realizados por la Comisión Internacional Ballenera 
(IWC, por sus siglas en inglés) en la protección de estas especies, la 
velocidad y extensión con que se recuperan es muy lenta y se ve vulnerada 
por numerosos factores relacionados directamente con la intervención del 
ser humano, como contaminación del ambiente marino, derrames de petróleo, 
impacto con botes, perturbaciones por ruido, actividades militares, 
explotación del fondo marino, presencia de redes, etc. Numerosos delfines 
asociados con escuelas de atunes son capturados en las redes junto con 
estos peces. Los delfines incapaces de comprender su peligro fallan en 
saltar la red y frecuentemente quedan enganchados en los hilos de la malla 
y son ahogados, o matados sobre el bote con el atún. Otros son cazados 
comercialmente, para uso artesanal o utilizados como carnadas por los 
pescadores. Algunos delfines son capturados vivos para ser exhibidos en 
diferentes oceanarios. 
Hasta hace algunas décadas, estos cetáceos fueron fuertemente perseguidos 
y explotados económicamente, en Chile hubo no solo una, sino varias 
industrias balleneras, destacándose Iquique, Talcahuano y Punta Arenas. 
Sin embargo, por los bajos niveles de consumo interno, nuestro país no 
influyó en la fuerte declinación de las poblaciones de grandes cetáceos 
tanto de dientes (Odontocetos) como el cachalote ( Phyceter 
macrocephalus), como de barbas o ballenas (Mistacocetos) como las 
ballenas: franca jorobada (Megaptera novaeangliae) y de aleta azul ( 
Balaenoptera musculus).
Se dice que los cetáceos son los mamíferos mejores adaptados para la vida 
acuática que se conocen, más aún son los únicos mamíferos esencial y 
exclusivamente acuáticos, hasta tal extremo, que no salen a tierra jamás, 
como no sea accidentalmente y contra su voluntad y entonces, si no pueden 
volver enseguida al agua, no tardan en morir, porque su peso les oprime el 
tórax impidiéndoles respirar. 
Por eso decir que,nadie puede predecir a donde nos llevará nuestra 
compasión por las ballenas, ni lo que podremos descubrir del cerebro de 
los cachalotes, o sobre los cánticos de la ballena jorobada. El ingenio 
humano, en su más alta expresión, no ha conseguido crear nada tan 
maravillosos y complejo como las ballenas. Por contra, tenemos en nuestras 
manos el poder de hacer que sigan existiendo. La decisión que tomemos 
puede marcarnos más a nosotros que a las propias BALLENAS...  





CURIOSIDADES
Siempre se ha creído que la orca es una ballena, pero no es así. La orca 
es el miembro más grande de la familia taxonómica de los delfines. Puede 
medir hasta unos treinta pies de largo y pesar nueve toneladas. 
Otra idea que se presenta a confusión es el nombre que comúnmente se le ha 
dado, "ballena asesina." Este se originó hace muchos años cuando los 
españoles las llamaban así, debido a que se servían de ellas para guiar 
hatos de grandes ballenas hacia sus barcos balleneros. Después de masacrar 
a las ballenas, tiraban los restos al mar y las orcas se alimentaban de 
ellos. El nombre de asesina tomó el sentido de un asesino criminal cuando 
fue traducido al inglés como "killer whale" y la mala reputación fue 
falsamente documentada con la necropsia de un macho adulto que se había 
alimentado un gran número de peces, focas, lobos marinos y delfines antes 
de ser encontrado muerto. 
El término "orca" viene específicamente del latín para denominar esta 
especie en particular, de ahí su nombre científico Orcinus orca. La 
etimología del término es variable ya que es muy antiguo, con definiciones 
interesantes como: demonio, demonio marino, muerte, caja de dados y 
barril. También "orca" aparece como otro nombre para el dios romano Pluto, 
dios de los infiernos. 
Las orcas son fácilmente reconocidas debido a sus relucientes marcas 
blancas y negras. Todo el cuerpo es negro, a excepción de su parte 
inferior que es de coloración blanca, al igual que el parcho que se 
encuentra detrás de cada ojo. Vista de lado, esta coloración blanca se ve 
como un parcho en la garganta, uno detrás de la aleta dorsal, otro 
posterior al ojo y finalmente, uno extendiéndose hacia arriba y curvándose 
hacia la cola desde el área de las ranuras genitales. Esta coloración es 
usada para camuflarse, pues al igual que ocurre con la zebra rayada, los 
colores confunden a su presa. Ese recurso se conoce como camuflaje 
interrumpido. 
Se hace muy fácil distinguir el sexo de estos delfines, ya que la aleta 
dorsal en el macho mide hasta seis pies de largo y solamente mide tres 
pies en la hembra. La aleta de la hembra es curva como en otros delfines, 
mientras que la de los machos es más recta. Las orcas son los únicos 
delfines que muestran este dimorfísmo sexual. 
La especie se encuentra regularmente en todos los mares y océanos, aunque 
prefiere las regiones antárticas, árticas y las áreas costeras. Sin 
embargo, la orca es una de las veinticinco especies de mamíferos marinos 
que se encuentran o visitan las aguas de Puerto Rico, siendo avistadas en 
la Isla de Culebra, en el pasaje de la Mona, en Luquillo y entre Puerto 
Rico y las Islas Vírgenes. Estas viajan en grupos llamados hatos, los 
cuales se unen, a veces, a otros formando manadas o bandos. En estos hatos 
existe una estructura social muy sólida, la cual se nota en la mutua 
protección entre miembros. Hoy en día, se cree que esta especie muestra 
una estructura familiar muy cerrada y hay evidencia de que miembros de una 
misma familia se reproducen entre sí, incluyendo casos de incesto. 
Estudios sobre la composición de las familias y exámenes de sangre se 
están llevando a cabo y darán a los científicos una mejor perspectiva de 
cómo salvar y proteger a las orcas de una posible baja en el número de 
animales o de una posible extinción en el futuro lejano. 
Otro aspecto de la estructura social de las orcas, y de los delfines en 
general, es que cazan sus presas como carnívoros que son. Esto lo hacen en 
pequeños grupos llamados jaurías o cuadrillas, las cuales ejercitan un 
alto grado de trabajo cooperativo y una comunicación constante para 
coordinar la caza. Para cazar su alimento, las orcas pueden viajar a 
velocidades de hasta treinta millas por hora y zambullirse a más de mil 
pies de profundidad. Para sostener este alto grado de utilización de 
energía al nadar o zambullirse, estos delfines se alimentan de peces, 
pingüinos, gaviotas, moluscos, nutrias marinas. focas, lobos marinos, 
otros delfines y a veces pedazos de ballenas. Estas orcas tienen un 
apetito voraz y en cautiverio consumen hasta doscientas libras de pescado 
y calamar al día. Aunque el nombre y su voraz apetito tienden a sugerir 
otra cosa, nunca han tratado de atacar al ser humano, pero ésto no quiere 
decir que no se deban tratar con respeto, como cualquier otro animal 
carnívoro. Su boca contiene de cuarenta y seis a cincuenta dientes de 
forma cónica, cada uno de tres pulgadas de largo. Las orcas sólo utilizan 
estos dientes para agarrar su presa, ya que los delfines no usan sus 
dientes para masticar. Las orcas se tragan su presa completa o la parten 
en pedazos con la ayuda de sus poderosas mandíbulas. 
Haciendo silbidos, chirridos y chasquidos, las orcas, como todos los 
delfines, establecen un fabuloso sistema de comunicación y biosonar. 
Son los chasquidos los que forman el sistema de biosonar, también conocido 
como ecolocalización, que significa localizar por medio de la audición de 
ecos. Este sistema es similar al sistema utilizado por los murciélagos 
para orientarse en las oscuras cuevas donde viven. Los delfines usan la 
ecolocalización no sólo para orientarse, sino también para navegar y 
localizar su presa en el mar sin tener que utilizar la visión. 
El cerebro de estos mamíferos está altamente desarrollado, como puede 
verse también en otros cetáceos, y es comparable al del ser humano y 
muchos altos primates. La capacidad de inteligencia de las orcas es una de 
las más altas del reino animal, e indudablemente lo demuestran en su 
comportamiento social y en sus relaciones entre familia. La inteligencia 
de las orcas, al igual que la de otros cetáceos, está canalizada no en la 
forma tecnológica o de construcción, que es como el ser humano canaliza la 
propia, sino que se encuentra orientada hacia el percibir y sentir el 
ambiente que les rodea. También se demuestra en su alto grado de 
socialización y comunicación. 
Mientras que los humanos dejan huellas de su inteligencia, tales como 
construcciones, y por otro lado la contaminación y la extinción de las 
especies hermanas, incluyendo humanos y otros animales, los cetáceos, con 
similar capacidad mental, perciben y disfrutan de su ambiente 
tridimensional acuático sin querer dejar huellas o cambiarlo de alguna 
manera a su ventaja. 
El futuro y el continuo estudio de la orca y otros cetáceos nos dejará ver 
luego lo que en realidad son estos fascinantes aliados nuestros en el mar. 
Y quizás aprendamos un poco sobre nuestro propósito aquí en el planeta y 
sobre como vivir en paz y armonía en nuestra parte de esta gran esfera , 
la Tierra.



 
--

2 comentarios:

alba dijo...

me parece muy mal lo ke acen con las ballenas porke son criaturas formidables ke o acen daño a nadie si ellas kisieran podrian romper un barco de un aletazo y no lo acen

Anónimo dijo...

Gracias por cuidar la permanencia de esta especie.mi pregunta es si las ballenas consilian el sueno

toolbar powered by Conduit